• MATERNIDAD
  • Por qué se produce la mastitis y qué hacer para prevenirla

    Una especialista aborda la temática, que motiva solo el dos por ciento de las consultas.

    La neonatóloga de la Unidad de Lactancia Materna de la Maternidad Nuestra Señora de las Mercedes, Claudia Quinteros, explicó que la mastitis es una inflamación de la glándula mamaria que se ve generalmente durante el período donde la madre está amamantando a su bebé, pero que también se puede producir en otra etapa de la vida.

    La mastitis puede originarse por una bacteria que ingresa por una superficie dañada en el pezón. Allí se produce una pérdida de la continuidad de la piel y se vuelve permeable al ingreso formando una inflamación dentro la glándula que requiere de un tratamiento específico.

    No todas las madres en período de lactancia sufren de esta problemática, la doctora indicó que en la Unidad sólo recibe un 2% de consultas de este tipo.

    Respecto a esto último, Quinteros aseguró que lo importante es saber cómo prevenirla: ¨ El acople adecuado en el amamantamiento del bebé con el pezón de la madre es lo más fundamental, por ello esta técnica se les enseña a las mujeres desde antes del nacimiento, de manera que puedan evitar este problema¨.

    Por otra parte, la especialista dijo que se debe analizar por qué el bebé acopla mal: ̈En el primer mes de vida el uso de chupete y mamadera pueden producir en el niño una confusión con la técnica del amamantamiento, por lo que cambia la forma de prenderse al pecho, haciéndolo sólo de la punta del pezón.  Allí se generan las grietas, es decir la puerta de entrada a la mastitis. Por eso, no se aconseja que cuando el bebé esté en período de lactancia materna use chupete ̈.

    Respecto a la higiene, la neonatóloga dijo que hay un mito en este sentido: ¨ Las madres no deben limpiarse los pechos, ni antes ni después de dar de mamar, porque esto genera que la piel del pezón tenga una erosión por los productos como el jabón y el agua. Esta sería otra puerta de entrada a la mastitis¨.

    Por último, Quinteros mencionó otra posibilidad que es el uso de protectores mamarios: ¨ Estos tienen una cubierta sin poros que mantienen la humedad del pezón y favorecen al ingreso de gérmenes hacia las mamas. En el caso de necesitar protectores, deben ser de tela porosa que permita respirar la piel y revisarlos cada una hora para su cambio¨.

    BREVES